martes, 20 de septiembre de 2011

Travesías de El Campello y Perdiguera-Los Alcázares: Este cuento se acabó

Ganadores categoría absoluta en la travesía de El Campello.
Este fin de semana ha sido muy especial para quien escribe. Motivado por un buen momento de forma, decidido a olvidarme de algunos problemas personales y a disfrutar de la natación decidí aventurarme a nadar dos travesías en apenas 24 horas algo lejos de casa con atracón de coche, pensión barata, bocadillos y muchos metros de agua. Todo para cerrar la temporada de travesías a nado, que si bien sigue en Levante, en Andalucía ya hace varias semanas que acabó.
El fin de semana comenzaba el sábado, levantándome a las 4 de la medugada para hacer un desplazamiento en coche de cuatro horas y media en la misma mañana de la prueba hasta El Campello, en la provincia de Alicante. La prueba correspondía al Circuito de Travesías "Alicante a Nado" sobre una distancia de kilómetro y medio, que a tenor de los tiempos finales fue más corta. Pero allí me planté, llegando a la playa a las 9.15 y la salida era a las 10.00. Había que encontrar el sitio, marcarse, andar hasta la salida, estirar un poco para quitarse el sopor de tanto coche y a nadar.

Playa de Carrelamar en El Campello.
Tras algunos problemas para situarme en la salida, marqué un ritmo cómodo para terminar esprintando y llegando vigesimooctavo de la clasificación general y cuarto de la categoría absoluta masculina con un tiempo de 16'27" a sólo diez segundos del tercero. Realmente me encontré con que podía haber estado más arriba, pero teniendo en cuenta la paliza que me había dado para llegar hasta allí, no estaba mal. No obstante, la organización había previsto trofeos para los cinco primeros clasificados de cada categoría, por lo que me llevé copa. La clasificación general de la prueba fue ganada por el ilicitano campeón de España master de aguas abiertas, José Luís Larrosa.


Primeros puestos clasificación cat. absoluta
1. Fernando Navarro 15'48"
2. José Antonio Segura Landín 16'00"
3. Bartolomé Fuster 16'17"
4. José Javier Lara 16'27"
5. Juan de Dios Cremades 17'14"


Tras un ratito dando una vuelta por allí, volví a subirme en el coche para a la hora del almuerzo llegar a la localidad murciana de Los Alcázares. Allí pasé la tarde-noche, con descanso, algo de sol y playa y al día siguiente vuelta a madrugar, aunque ya pasando la noche en la localidad de la prueba, que desde las ocho de la mañana acogía la VIII Travesía Isla La Perdiguera-Los Alcázares, cruzando gran parte del Mar Menor. 

Amanecer en Los Alcázares a la hora de tomar el barco.
Y allí estábamos, en la plaza de La Pescadería, los valientes que intentarían cruzar a nado una larga distancia plagada de medusas como empezaban a decirnos cuando aún era de noche. Nos trasladaron en barco, el "Joven María Dolores", donde ya pudimos observar los numerosos bancos de medusas que había en el agua. Asimismo, la organización sólo dispuso de boyas cada 1.500 metros, lo que acarrearía problemas de orientación a los nadadores. 

Estado de medusas en el Mar Menor.
Así, en cuanto se dio la salida, los nadadores fuimos nadando entre medusas, aunque afortunadamente, de las no venenosas, pero a cada brazada, apartábamos bichitos, nos rozaban todo el cuerpo, se nos enganchaban en la cara.... En lo deportivo, tras unos primeros metros nadando en pelotón, en seguida se empezó a distanciar un grupo de cuatro nadadores, dos chicas y dos chicos. Yo estuve a pies de otro nadador, que después vi que era Alberto Pérez, del Club Natación Torrijos. Aunque iba a pies, lo hacía sufriendo en exceso, no terminaba de engancharme. A duras penas, estuve aguantando hasta poco antes del kilómetro 3, pero decidí seguir a mi ritmo porque iba a reventar a ese ritmo. A partir de ahí inicié una dura travesía en solitario, intentando fijar un ritmo alegre con el que poder terminar y superando el problema de la orientación, con una boya siguiente que no aparecía, escasas embarcaciones acompañando a los nadadores y el cansancio que empezaba a aparecer junto con el problema constante de las medusas. Un edificio más alto de los demás, un velero que estaba demasiado lejos, boyas y piragüistas que no llegaban, por momentos llegué a encontrarme muy solo en pleno mar abierto.
Así marché hasta que en los últimos 500 metros apareció otro nadador por la derecha, me adelantó en principio a un ritmo endiablado, pero después le pude aguantar, entrando ambos en meta prácticamente juntos. Después descubrí que era Raúl Pérez, finisher de la travesía de 25 kilómetros entre Mallorca y Cabrera y que me aventajó en cuatro minutos en la Tabarca-Santa Pola, así que no estuve del todo mal.

Llegada de un nadador.
Además, como preveía al salir del agua, séptimo puesto de la general, quinto de la clasificación masculina, sin que hubiese premios por categorías, una lástima porque hubiese sido primero o segundo. La ganadora fue la reciente subcampeona de Europa de Aguas Abiertas, Margarita Domínguez. 

Foto con Margarita Domínguez.
Al final, sólo 38 nadadores finalizaron esta exigente travesía, que yo completé en 1 hora y 48 minutos, tiempo que junto con el del resto de finishers da muestra de que se nadó bastante más distancia, con deportistas que se aproximaron a las tres horas de recorrido.

Clasificación Top Ten
1 MARGARITA DOMÍNGUEZ 1.30.00
2 FERNANDO ROCA CONESA 1.33.37
3 PALOMA DOMÍNGUEZ 1.40.53
4 MIGUEL BERNAL 1.41.16
5 ALBERTO PÉREZ DÍAZ 1.42.52
6 RAÚL PÉREZ MARTÍNEZ 1.47.56
7 JOSÉ JAVIER LARA HIDALGO 1.48.00
8 GUSTAVO LUCAS NUÑEZ 1.49.08
9 FCO.BROTONS SANTACRUZ 1.49.15
10 AURORA LÓPEZ LLANES 1.49.15

Foto con amigos de Totana y Margarita.
Con estas dos travesías cierro la temporada de travesías a nado 2011 en la que he ido de menos a más, finalizando con buenas sensaciones y empezando a trazar un próximo año en el que ha decidido dejar de competir en piscina, donde en las tres últimas temporadas he estado con el Club Natación Mijas Master. Los motivos de este cambio son problemas económicos, temas laborales y la ilusión por trazar nuevos retos centrados en las aguas abiertas. Pero tengan seguro que seguiremos hablando de natación en este blog ¡Nos veremos!

jueves, 8 de septiembre de 2011

Travesía de Torremolinos: El antequerano que le aguantó 200 metros al equipo olímpico finlandés


Con la travesía de Torremolinos se acabó la temporada de travesías en la Costa del Sol. Una pena. Independientemente de que los resultados cosechados por mi parte no han sido muy buenos, nuevamente han sido unos días marcados por las buenas experiencias, el compañerismo y las anécdotas. Llegábamos a Torremolinos el sábado con el agua fría, con los saludos iniciales a los nadadores habituales y con la expectación por ver a varios campeones finlandeses de larga distancia entre los inscritos.

El recorrido era el habitual de esta travesía, aunque yo nunca la había nadado, ya que en estas fechas ya estoy trabajando cubriendo partidos, pero este sábado no tenía nada. La salida era en la playa de La Carihuela para terminar al otro lado de La Roca, en el Bajondillo, unos 1.300 metros con tres boyas de por medio, aunque creo que fueron menos metros a tenor de los tiempos resultantes, aunque también teníamos marea a favor.

La organización, con buen criterio, hizo tres salidas diferentes, con un minuto de diferencia entre cada una. A mí me tocó en la primera salida, con toda la chavalería. Era uno de los más veteranos, sino el que más, de esa primera salida, ya que en 20 días cumplo 30 años. Pero tenía el lujo de compartir salida con varios de los finlandeses. Llegué a Torremolinos en un día en el que me había tomado cuatro cafés y justo antes de empezar una Energy Drink. Iba "dopado" a tope y me comía el mundo. Y una vez dado el bocinazo hice una salida tal, que al llegar a la primera boya me ví entre los diez primeros con los finlandeses a tiro. Y eso que por el oleaje costó algo llegar a ese primer punto, pero se me dio bien. En seguida localicé la segunda boya y ya con un ritmo más normal para mis posibilidades, ví como me alcanzó un grupo mayor, con el que llegué hasta la siguiente boya. No obstante en ese momento aún estaba satisfecho porque vi a mi lado a la chica del gorro de Estados Unidos que siempre me gana por bastante. Pero una vez que pasamos esa segunda boya, no veía la tercera y última, levanté la cabeza varias veces y seguía sin verla. Así que tenía dos opciones, tirar detrás del resto o localizarla e irme hacia ella. Pensé que el grupo se estaba marchando demasiado a la derecha, así que opté por hacer mi propio itinerario, me quedé solo y cuando me di cuenta estaba a punto de pasarme la boya y dejarla unos 20 metros a mi izquierda. Vino una piragua diciendo que o la pasaba por la derecha o me descalificaban, así que tuve que dar marcha atrás y terminar el recorrido haciendo muchos metros de más. Al final entré en meta, en una posición similar a la de travesías anteriores, pero a casi un minuto de la chica del gorro de Estados Unidos. Teniendo en cuenta que cada vez estoy entrenando mejor, era la tarde para haber terminado más adelante. Obviamente, los findandeses también me ganaron, y por bastante, pero al menos me gané la camiseta de regalo. Por cierto, al final las bebidas estaban calientes y de avituallamiento sólo una bolsita pequeña de lacasitos. Por no decir que en lugar de tener camiseta todos los participantes, sólo hubo para los 180 primeros.

Veremos si es la última travesía de la temporada para mí o no. Lo sea o no, seguiremos informando.