martes, 28 de agosto de 2012

Primera travesía de San Pedro, bonito recorrido, pero en familia


Después de no haber disputado prueba alguna el fin de semana anterior, ya que había planificado la de Nerja, que se pospuso a una semana después, el pasado sábado teníamos dos travesías en la provincia de Málaga que coincidían en día y hora, Rincón de la Victoria y San Pedro de Alcántara, dos pruebas nuevas en el calendario. Yo me decanté por San Pedro al ser de más metros, 2.000 y porque me cogía más cerca de Fuengirola, que era donde pasaría el fin de semana. Al llegar me vi en familia, unos 50 nadadores tomaron la salida, ya que la mayor parte de traveseros se decantaron por la cita de Rincón de la Victoria.
El recorrido consistía en seguir una línea de boyas durante un kilómetro en dirección este, en la quinta boya girar y volver por el interior de la línea hasta la meta, en el mismo sitio que la salida.
En línea de salida el internacional Thomas Snelson, por lo que el favorito para ganar era claro. Entre los master, Jesús Mackintosh, Juan Manuel Salazar, Alejandro Castaño y Antonio Gil Bravo entre los más destacados. Por mi parte, había sufrido una gran modificación en los entrenamientos, estoy nadando poco y empezando a correr. Eso, junto con que el día anterior salí en la feria de Antequera hizo que llegase bastante cansado.


Me ubico en la salida por la zona de la derecha, con el problema de que había piedras, aunque en seguida nos echamos a nadar y no supone inconveniente. Me veo haciendo los primeros metros con Mackintosh y Antonio Gil, yo iba a sus pies. Mediado el primer tramo, en torno a los 500 metros, me noto bastante forzado, veo que ellos se están abriendo un poco a la derecha y yo opto por pegarme a la izquierda donde marchaban otros dos nadadores, pero su ritmo también es fuerte y sigo acusando el cansancio. Levanto la cabeza y veo a Alejandro Castaño unos 5 metros por delante. Intento esprintar, pero no puedo llegar. En esas aparece otro nadador por mi izquierda, Miguel Ángel Ramírez, me pongo a nadar paralelo a él, intentamos tirar algo y veo que llegando a la boya en la que hay que girar 360 grados hemos cogido a un par de nadadores. Tras girar la boya empieza a dar mucho oleaje y yo empiezo a ir cada vez más pesado. Me pongo a pies de Miguel Ángel a quien sigo a duras penas. Estuve unos 400 metros yendo muy angustiado, a punto de perder sus pies, intentando refugiarme de las olas, pero me cuesta, el grupo cada vez estaba más lejos, nos habíamos quedado completamente. No obstante, poco a poco me encuentro un poco mejor, me pongo a su altura, intento tirar un poco, aunque seguía costándome y él vuelve a poner el ritmo, así hasta el final en el que intenté esprintarle, pero él me ganó claramente. 



Al final, entré en la posición decimonovena de la general y tercero master30, así que otro trofeo, el cuarto consecutivo. En la general ganó Thomas Snelson, aunque no con mucha diferencia sobre Alberto Esquitino, del Churriana y Francisco García del Mairena. En mi categoría fue primero Juan Manuel Salazar con 30,14", segundo Ibón Antuñano con 31,27" y yo tercero con un tiempo de 32'27".


Al final, rato de charla con otros nadadores y algo de sol mientras terminaban todos los nadadores y la organización sacaba las clasificaciones y, sobre todo, ponía a funcionar el micrófono, ya que tuvieron algún problema antes de la entrega de premios. 


He de decir que me gustó el recorrido de esta primera travesía. No es la primera vez que nadaba en esta playa del paseo marítimo de San Pedro, ya que durante varios años se hizo una travesía con motivo de su semana deportiva a principios de julio. Espero que sea una prueba que se pueda mantener, aunque coordinando mejor la fecha para no coincidir con otra travesía.

Al día siguiente se nadó la travesía de Nerja, con bastante participación, pero decidí no ir, ya que la noche anterior por motivos laborales también me acosté tarde e iba a ser demasiada paliza. Las próximas y últimas citas en mi calendario serán el próximo domingo 2 en el embalse de Los Bermejales en la provincia de Granada y el sábado 8 en Torremolinos.


domingo, 12 de agosto de 2012

Travesía de La Cala de Mijas, un ejemplo a seguir, la paella exquisita y mi tercer podio consecutivo


Semanas atrás me habéis leído hablar de forma negativa sobre algunas acciones u organizaciones en travesías. Que conste que intento hacerlo de una forma constructiva. Resaltar cosas negativas debe servir para intentar mejorarlas y que no se vuelvan a producir. Sin embargo, esta semana sólo puedo hablar bien después de nadar la I Travesía El Torreón de La Cala de Mijas organizada por la sección master del Club Natación Mijas junto al Ayuntamiento de esta localidad malagueña. 
Tenían un importante reto por delante, organizar por primera vez una prueba en tiempos de crisis, en un lugar donde nunca se había hecho y arriesgando con una distancia poco habitual en Andalucía, 2.500 metros, lo que sin duda restaría participantes, aunque probablemente hiciera ganar la calidad. Con todo esto, tener ciertos fallos le hubiese estado permitido, pero la organización además ha sido brillante, "chapeau" para este grupo de gente amantes de la natación junto a sus mujeres que ha trabajado mucho para conseguir el resultado final, un éxito extraordinario.


Además, han intentado innovar. Por un lado con un recorrido en forma de "M" de Mijas, donde había un punto de cronometraje intermedio en el que había que salir del agua para volver a entrar -algo que ya se hace en algunos triatlones- y una lástima que las boyas elevadas con globos de helio no les hayan funcionado por cuestiones técnicas. Hubiese hecho que el recorrido estuviese más claro, aunque ya lo estaba con las boyas de la playa y la explicación previa que había dado Alejandro Castaño. Y al final, aunque no hubo camiseta a los participantes, sí que premios en muchas categorías, especiales para la clasificación general, bebidas frías, fruta y... una exquisita paella... la misma que anunciaron el otro día en la travesía de Marbella Pertíñez y Castaño. Mis felicitaciones al cocinero.
Hablemos ya de la parte meramente deportiva. Con 154 inscritos creo que es una cifra muy aceptable para una prueba en su debut y para una distancia como ésta. Al llegar nos contaban que no había medusas y nos encontramos con algo de marea a favor, algo que se refleja en los buenos tiempos finales. Entre los favoritos, Andrés Perales, Dani Montiel, Jaime Garrido, junto a algunos de los veteranos como Jesús Mackintosh, Dani Canales Ingram o Manuel Pertíñez. Me coloqué en la salida cerca de Perales, Montiel y Mackintosh. 
La salida, al menos por mi lado, fue limpia, me hice rápido con el hueco y aunque Perales se me marchó en seguida, le cogí los pies a Jesús Mackintosh, toda una leyenda de las travesías en la provincia de Málaga. Giré la primera boya tras él y afrontamos el tramo largo de nado. Seguía algo forzado su ritmo, levanté la cabeza y ví que estábamos en un grupo bastante numeroso. De repente empezaron a tocarme a mí los pies, me llegaron nadadores a la izquierda, a la derecha, uno se me puso por delante y me vi de repente siguiendo otros pies. En éstas aparece Alejandro Castaño por la izquierda, esa forma de nadar tras la que estuve cuatro kilómetros en Santa Pola, así que me puse tras él. Había momentos en que estaba a pies, en otros momentos me ponía en paralelo, otras veces por delante y junto a nosotros venía otro nadador con un bañador rojo. Así salimos al punto intermedio, al salir vi que también venía con nosotros Gabriela, otra chica que siempre suele estar a mi nivel. Nos lanzamos al agua, en mi caso algo asfixiado tras la carrerita, pero lo hice con mucha fuerza, adelanté al nadador del bañador rojo, a Alejandro y alcanzamos a otro nadador por la izquierda. Por la derecha aparecía Gabriela, me estaba encontrando bastante bien en esos momentos, pero justo cuando yo seguía en línea recta los veo a todos girar a la izquierda. Levanté la cabeza y vi que habíamos pasado ya la última boya y había que encarar hacia la playa. Recitifiqué pronto, pero iba por detrás del nadador del bañador rojo y de Alejandro, esprinté para adelantar al primero, le cogí a Alejandro los pies y justo en ese momento se terminó el agua, salí corriendo, pillaba a Alejandro, pero se giró, me vio venir y esprintó para que no le adelantase. 


Terminé con ganas de más, pero la travesía había terminado y muy rápido. Finalicé vigesimoquinto de la clasificación general con 31:34 y 3º de la categoría senior B. Al final terminé con cinco segundos de ventaja sobre el nadador del bañador rojo que resultó ser el primero en mi categoría la semana pasada en el Puerto de Málaga, así que satisfecho al hacer podio por tercera vez consecutiva en tres semanas.


P. D: Felicitar a Lydia Gómez del Club Natación Antequera, segunda chica en entrar en meta ¡Enhorabuena!


martes, 7 de agosto de 2012

Algunos documentos gráficos y sonoros

A la espera de que comience mañana la competición de natación de aguas abiertas en Londres con las opciones de Villaécija y Kiko Hervás, hoy hemos tenido la gran noticia de la medalla de plata de Javier Gómez Noya. El segmento de natación de triatlón es una travesía a nado, por ello, quiero que podáis ver el siguiente vídeo, que analiza la brazada de nuestro campeón.


Voy con otro vídeo. El siguiente sobre la travesía de la que tanto os he hablado, la Tabarca-Santa Pola, este año nuevamente han vuelto a editar un magnífico reportaje que recoge los mejores momentos e impresiones de los ganadores, otra muestra del por qué esta travesía es de las mejores.




Y para terminar os quiero volver a recomendar que os inscribáis en la Travesía de la Cala de Mijas del próximo domingo. 2.500 metros e inscripciones abiertas en www.gescon-chip.com hasta el viernes. Los amigos master del C. N. Mijas se lo están currando mucho para que esta travesía sea la mejor de Andalucía. Lo que ofrecen vale muchísimo más que lo que suponen los 10 euros de inscripción. Hoy he entrevistado en la radio a Manuel Pertíñez que nos habla de la misma. Podéis escuchar la entrevista a partir del minuto 16:45.


domingo, 5 de agosto de 2012

Mi octava Travesía del Puerto de Málaga: Podio, pero mucho que mejorar


En el año 2005, tras varios años nadando muy poquito y sin competir, participé por primera vez en una travesía a nado, la del Puerto de Málaga. Recuerdo que la afronté nervioso, no estaba preparado, pero el resultado final no estuvo del todo mal, ubicado en una posición honrosa en la clasificación general y en mi categoría. Fuí el 86º de la general y décimo de mi categoría. Fue algo que me animó a ir poco a poco volviendo a la piscina, también con la apertura de piscinas cubiertas en Antequera. En 2006 participé en cuatro travesías: Marbella, Málaga, Motril y Torre del Mar. Me fui enganchando a estas pruebas, me vi atraído nuevamente por la natación, me fui ilusionando, más que por obtener resultados, por sentirme vivo y verme codo a codo con otros deportistas. Aquel año en Málaga estuve en la salida junto a nadadores como David Meca y María Peláez, algo increíble para mí.
Desde aquellas primeras pruebas de aguas abiertas he tenido rachas buenas, otras marcadas por la falta de entrenamiento debido al poco tiempo que me dejaba el trabajo, pero cada verano he sido fiel en mi cita con las travesías a nado. Y he de reconocer que aunque mi principal objetivo haya sido participar, a nadie le amarga verse en lo alto de un podio, más cuando se trata de una cita tan emblemática como la del Puerto de Málaga.
En la Travesía a Nado del Puerto de Málaga este año he conseguido subir al cajón. He sido segundo de la travesía D de No Federados. Seamos justos. He cumplido más de 30 y por eso paso a una categoría de mayores y además al no competir oficialmente con ningún club federado, tampoco estoy en la categoría con los mejores, aunque hay que reconocer que se trataba de la categoría con más participación, 99 nadadores de los 498 que han finalizado la travesía, de algo más de 1.000 metros. 
Y ha sido una travesía extraña. Por un lado porque se han dado dos salidas y yo he ido en la segunda, es decir, no era la de los federados, por lo que me vi encabezando la carrera, creo que fui cuarto de los gorros azules. Me situé en la salida a la izquierda, fundamentalmente porque yo respiro a la derecha y también porque había menos acumulación de nadadores allí. Pero fue una mala decisión. El camino recto estaba a la derecha. Hice todo el tramo hasta la primera boya, unos 400 metros, en solitario, pensaba que iba primero, pero acercándome a la primera boya, vi a tres nadadores por delante mía que llegaban por la derecha. Pude dar alcance a uno, otro de ellos era Boni Azuaga, me sorprendió porque en Marbella le gané por un minuto. Giré la primera boya, parecía que le podía dar alcance, pero me fue imposible. Se mantuvo ya durante toda la travesía unos diez metros por delante mía y así hasta el final. Pero al mismo tiempo, uno de los nadadores a los que adelanté se me pegó a los pies. Estuvo tocándome los pies molestando continuamente hasta que en el sprint, ya adelantando a nadadores de la primera salida (gorros rojos), el fue por un lado, yo por otro y creo que me ha terminado ganando por un segundo, aunque era también de otra categoría, al igual que Boni. 
Con ese resultado tenía asegurado subir al podio, aunque exactamente no sabía en que posición porque aunque sólo veía tres gorros azules delante mía (con Boni de otra categoría), había mucha gente en ese momento en la llegada y muchos ya se habían quitado el gorro.

Foto Diario Sur.
Después de esperar mucho, muchísimo, (a pleno sol, con la que estaba cayendo...) en torno a una hora y media, salieron las clasificaciones. Aparecía el 42º de la general con 16:23 y primero en la clasificación de mi categoría, es decir... grandísima noticia.


Allí estuve esperando hasta la entrega de premios, pero cual fue mi sorpresa que me nombraron como segundo clasificado. Recogí el trofeo bastante enfadado y después fui a preguntar lo que había pasado a la mesa del cronometraje. Allí nos presentamos el nadador que aparecía segundo y le dieron el tercero, el que aparecía tercero y no le dieron nada y yo. Nos contaron que se había producido una reclamación de un nadador que tenía mal la fecha de nacimiento y no aparecía en la clasificación. Lo acreditó con su DNI y según el tiempo había quedado primero. En fin, es algo que se puede comprender, aunque supongo que habría nadado con los de la primera salida, lo que puede suponer una cierta ventaja, ya que siempre se intenta seguir el ritmo de nadadores más fuertes. 

Clasificación en los tablones.


Bueno... sobre el cronometraje he de decir algo. La travesía del Puerto de Málaga últimamente pasa de una empresa de cronometraje a otra de forma extraña y este año ha terminado haciéndolo la Federación Andaluza de Atletismo, sin duda muy curioso para una competición de natación. En mi opinión lo han hecho rematadamente mal. Por un lado, por lo que han tardado en sacar las clasificaciones en una competición controlada por chips en la que todo se supone que es automático. Por otro lado, porque se produce una reclamación, hacen una rectificación,  pero no han cambiado las clasificaciones colgadas en los tablones. Y por otro lado, porque han confundido a nadadores de una y otra salida. Por ejemplo, mi amiga Noemi Anguita aparece primera clasificada de su categoría con un tiempo parecido al mío. Y es verdad que llegó muy cerca de mí, pero había salido en la primera tanda... Lógico que ya se hubiera marchado cuando la nombraron para recoger el trofeo. Esto es una muestra del caos ocasionado por estos cronometradores que además facilitaron unos chips que en algunos casos daban asco, el mío estaba lleno de barro, supongo que porque había sido utilizado en un campo a través.
Y obviamente, si la organización debe mejorar, yo personalmente también debo hacerlo. Tengo que corregir muchas cosas, fundamentalmente la colocación en la salida, ya que en Marbella perdí mucho y en esta de Málaga me ha vuelto a pasar. Además, me cuesta mucho poner el ritmo cuando nado en solitario, mi mejor rendimiento lo doy cuando voy a pies de alguien y eso no va a ser siempre.
Bueno, hablemos de cosas buenas y ha sido el gran número de participantes de mi ciudad, Antequera, en la travesía. Esta vez Lydia Gómez se ha quedado fuera del podio, ha sido cuarta, pero nuevamente la mejor de Antequera en la clasificación general. Por allí también estaban los master del Club Natación Antequera y su entrenador Luis Miguel Ruiz. Pero sobre todo me ha alegrado mucho ver a nadadores a los que yo entrené y a los que llevaba tiempo sin ver: Miguel Ángel Martínez, Juan Carlos Sánchez, José Páez y Noemi Anguita. Espero volver a verlos pronto en una de éstas.


Y por supuesto, agradecer a Ana, mi acompañante travesía tras travesía. La persona que se traga mis nervios previos, mis enfados posteriores y las esperas y el calor durante las pruebas, hoy más que nunca.