martes, 29 de abril de 2014

600 metros con corriente a favor y neopreno, sin tiempo ni para mojarse


A mí las travesías a nado en las que no estés más de media hora remojándote bien remojado no me suelen gustar demasiado. Pero no importa, aún en el mes de abril el pasado sábado había una travesía en Motril, la José Vinuesa Tentor, organizada por el Club Deportivo Clarín con un recorrido de 600 metros y la posibilidad de nadar con neopreno. Como el traje de neopreno había sido mi regalo de los Reyes Magos de este año y aún no había competido con él -sólo lo había usado una vez entrenando- pues me dije, habrá que estar allí para sentir cómo se nada con eso. 

Recogí previamente en Málaga al mítico nadador de travesías, leyenda de los mares que rodean la península ibérica, Rubén Gutiérrez, y nos pusimos rumbo a Motril donde llegamos relativamente bien de hora, aunque sin tiempo para calentar. En seguida nos inscribimos, nos pusimos el neopreno y a caminar hasta la salida. El recorrido era en forma de C y antes de empezar notamos que tendríamos corriente a favor con el agua aún fría. Temía bastante a cómo me iba a sentir nadando con el neopreno por no estar acostumbrado. Me ubiqué en la salida junto a Rubén y María Principal, se dio la salida en la que María siguió a pies de Rubén y yo a pies de María, que iba sin neopreno. Me encontraba bastante cómodo en el inicio e incluso empecé a superar a María llegando a la primera boya, pero como iba por la izquierda me encontré la boya de frente, la esquivé rozándola y me enganché un poco con las cuerdas que colgaban de la boya, perdí un poco y tuve que esprintar para volver a llegar a la altura de los pies de María. Yo seguía por la izquierda con otro grupo de nadadores a mi altura por la derecha. Distinguía a Lamiquiz y a Daniel Montiel -el nadador del Mijas también sin neopreno-. Y así llegamos a la última boya, a un ritmo muy rápido para mí que empecé a acusar, aunque me mantuve en el grupo hasta el sprint final, ya sin fuerzas, donde al salir del agua me vi el último del grupo, posición undécima de la general, aunque con la buena noticia de ser tercero de la categoría master 30 tras Rubén Gutiérrez, ganador absoluto, y Samuel Alaminos, también segundo absoluto. 


Hago una valoración muy positiva de la travesía, teniendo en cuenta que quitando a Rubén que sí se escapó, del segundo puesto al undécimo llegamos todos muy cerca. 5:45 hizo Rubén, pero después 6:03 Samuel y yo entré en 6:15, es decir, todos muy pegados para ser una travesía a nado. Quizás sea lo normal para distancias cortas, corriente a favor y llegar traje de neopreno, las fuerzas se igualan porque en el grupo había nadadores que en competiciones en piscina me ganan por bastante. Además, hay que tener en cuenta que en la actualidad no estoy en mi mejor estado de forma, por lo que no puedo estar descontento con el resultado.¡Nos vemos en la próxima!

1 comentario:

  1. Muchas gracias por tus palabras Javi!!!
    Un placer el viaje de ida, hablar de las cosas que nos gustan,... Y poder juntarnos en pruebas de este tipo (muy corta también para mi gusto).
    En nada estamos ya de travesía en travesía este verano.
    Cuitate, y muchas gracias por todo!!!

    ResponderEliminar